¿Cómo hacer un fungicida casero para plantas?

Una de las estrategias más frecuentemente utilizada para eliminar hongos, como el Oídio o el Mildiu, parásitos y cualquier otra plaga o enfermedad, que afecte al normal desarrollo de las plantas de la huerta, es el uso de fungicidas. Esta sustancia, se ha utilizado industrialmente para grandes terrenos de cultivo, desde principios del siglo XX, hasta nuestros días. Sin embargo, debido a las sustancias químicas que componen los fungicidas y pesticidas convencionales, se ha demostrado que tienen efectos contraproducentes sobre el medio ambiente, los alimentos cosechados, e incluso, sobre la salud de las personas que los utilizan. En pequeños cultivos de tomateras, lechugas, zanahorias, etc… los hortelanos han impulsado una tendencia que promueve el uso de materiales orgánicos y naturales, en la elaboración de este producto. Veamos cómo hacer 5 fungicidas caseros naturales, imprescindibles para preservar la salud de tu huerto y obtener mejores cosechas.

Entre los fungicidas naturales utilizados en el campo de mayor tradición y aceptación en la comunidad de hortelanos, se encuentran los elaborados con los siguientes materiales orgánicos:

¿Cómo hacer un fungicida casero con ortiga?

Este es uno de los tratamientos más utilizados en la preservación de las plantas contra la agresión de ácaros, hongos e insectos; además ofrece otros beneficios, ya que auspicia el sano desarrollo de las raíces, favorece la floración y potencia el sabor de los frutos. Para la preparación de este fungicida natural, se requiere de 1 kilo de ortigas por cada 10 litros de agua libre de cloro y cal.

En un recipiente, mezcla las ortigas con el agua, remueve bien y déjalo macerar por al menos una semana. Luego, cuela y almacena en un lugar oscuro. Utiliza una dilución al 20% y aplica por tres días, repitiendo el tratamiento dentro de una semana.

¿Cómo fabricar un fungicida natural con ceniza?

Desde hace mucho tiempo se le reconoce a la ceniza cualidades beneficiosas. Combate las plagas y hongos, además que le proporciona al suelo, varios nutrientes que tienen efectos muy favorables. El caldo de ceniza es un fungicida natural casero que brinda excelentes resultados y es de fácil preparación. Para su elaboración necesitas:

  • 5 kilogramos de ceniza cernida
  • 10 litros de agua
  • ½ kg de jabón en barra

En un recipiente mezcla todos los materiales y llévalo al fuego por 20 minutos. Transcurrido el tiempo, deja enfriar, cuela y almacena. Para su aplicación en el huerto, debes diluir un litro del caldo de ceniza preparado, en 20 litros de agua.

¿Cómo elaborar un fungicida casero para plantas con canela?

Probablemente la canela sea uno de los fungicidas naturales más utilizados; puede ser aplicada de distintas maneras:

  1. En casos puntuales se utiliza espolvoreando la planta directamente.
  2. Puedes preparar una infusión, hirviendo por 20 minutos 100 gramos de canela en rama en 2 litros de agua; deja reposar por una hora. Para su aplicación, diluye 100 ml de la infusión por cada litro de agua.
  3. Otra receta para obtener fungicida natural se obtiene de mezclar 30 gramos de canela en polvo con 500 ml de alcohol fino; deja reposar toda la noche y filtra. Para su aplicación, diluye 250 ml por litro de agua e incorpora 10 ml de jabón líquido neutro.

¿Cómo hacer un fungicida para plantas con azufre?

El caldo sulfocálcico es un fungicida natural de uso extendido entre los hortelanos; es efectivo para la prevención de enfermedades y en el control de plagas y hongos. Para su preparación se requiere de:

  • 1 Kg de azufre en polvo
  • ½ Kg de cal agrícola (cal dolomítica)
  • 5 litros de agua

En un recipiente metálico, vierte el azufre y la cal simultáneamente, cuando el agua esté hirviendo; remueve constantemente durante una hora y una vez que se torne color rojo vino, retíralo del fuego; deja reposar y envasa.

Se aplica 15 días antes y 15 días después de la floración; repite la aplicación hasta 30 días antes de la recolección.

¿Cómo hacer un fungicida natural con leche?

Otro fungicida casero natural que ofrece excelentes resultados, es el producido utilizando como ingrediente principal la leche desnatada; las sales que contiene, aportan fosfatos, potasio y ácido láctico, valiosos nutrientes que proporcionan propiedades fungicidas muy efectivas. Para su elaboración se requiere de:

  • 8 litros de agua de lluvia preferiblemente, o sino del grifo, pero tendrás que dejarla reposar entre 2 y 3 días.
  • 2 litros de leche desnatada.
  • 200 gramos de bicarbonato de sodio.

Mezcla los ingredientes, colócalo en un pulverizador y aplica por dos días seguidos. Luego puedes aplicarlo de forma preventiva cada 15 días.

También te puede interesar:

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA